Introducción a las estrategias del lenguaje

Dos situaciones o incluso tres (si contamos una más anterior a ellas) marcan la preocupación normal de cualquier adulto, cuando considera que existe algún problema en el lenguaje de su niñ@ y pueden oscilar entre la presencia de muy pocas palabras en su repertorio, o de las que ya existen, puede ser que la pronunciación se encuentre en dificultad.

Basta recordar con que existen sonidos que para el paladar, la lengua o la boca simplemente son muy difíciles de reproducir o que, por su misma dificultad, pueden tardarse más tiempo en poderse ejecutar. Un paso previo a todo lo anterior debe ser el identificar el nivel de desarrollo comunicativo el cual el niño posee, pues la intención del balbuceo nunca será la misma ni tendrá el mismo valor de reconocimiento, se por ejemplo se trata de una niña de cuatro años de edad que de una bebé de ocho meses.

Esta introducción es el primer paso para invitar a nuestros lectores a ubicar cual de las tres situaciones es en la que actualmente se encuentran sus hijos o alumnos, y poder con ello empezar a proponer las herramientas y ejercicios que les permitirán ver resultados desde la comodidad de su casa o en cualquier lugar en el que se inicien.
En resumen, estas son las tres situaciones, le invito a marcar con cuál se identifica o cuál es esa en la que actualmente se encuentra su niñ@ y que le gustaría empezar a trabajar.

___ El niño o niña comunica o expresa únicamente con sonidos que no siempre se entienden, o incluso es capaz de empezar a señalar con su dedo cuando desea algo.

___ El niño o niña ya ha empezado a pronunciar algunas palabras, pero creemos que son muy pocas o casi no existen palabras que sean entendibles. De hecho no se le cuentan más allá de 52 palabras, aunque al menos ya dice cuatro o más.

___ El niño o niña tiene un lenguaje suficiente, pero ahora el problema es que la pronunciación es a veces difícil de entender, en especial con ciertos sonidos, aunque con otros si es fácil de comprender lo que dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *