Tu ex te dejó…¿y ahora que sigue?

Este es el motivo para redactar y ofrecerte mi segundo articulo descargable. Como pudiste darte cuenta, en el primer escrito, te hice mención de la importancia que tiene aprender a controlarse (si es que deseas recuperar a tu ex) y también te dejé a tu disposición estrategias de como aprender a controlar ese mal, llamado depresión cuya pariente cercana (la ansiedad) se están encargando de hacer tu vida literalmente trizas.

¿Y ahora que sigue? La pregunta que todos los seres abandonados alguna vez nos hemos planteado. Para saber mas con exactitud puedes verificar en el «articulo 2» toda una gama de opciones que puedes y deberías hacer si realmente quieres recuperar a tu ex. No basta con desearlo y ver gratuitamente todo este blog o visitar nuestra comunidad en Facebook. Tienes que hacer algo porque otro enemigo que tienes en contra es el tiempo (ya no hablemos de la distancia en otros casos un poco mas difíciles, pero no por ello imposibles de lograr el objetivo aquí planteado).

 

¿Que vas a encontrar en mi segundo articulo? Los errores que debes evitar como parte del método que te estoy ofreciendo. Creemos que implorar, «dar cierres», hacer llamadas o mandar galletas adornadas son la mejor estrategia cuando lo único que hacen es alejar mas a tu ex. Pregúntate lo siguiente: ¿amas a una persona interesante, atractiva y con una vida «propia»?

 

Quizás la respuesta obvia es decir «si»

 

¿Estas siendo interesante, atractivo y con una vida propia?

 

Depende de tu respuesta, es la probabilidad de recuperar a tu ex. ¿Ya sabes como corregir los principales errores que nos alejan mas de los ex? De eso se trata este segundo articulo: de saber que sigue, pero también de como empezar a recuperar el terreno perdido. Así como en un juego de raquetbol puedes llegar a perder puntos (y recuperarlos), así también en el apasionante mundo del amor y las parejas.

 

Evita a toda costa desesperarte. Recuerda que entre el 68% y el 80% de las personas que sufren una separación de pareja tienden a cometer los errores ya descritos. Adquiere y descarga entonces este segundo articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *